miércoles, 9 de mayo de 2012

ORBANEJA DEL CASTILLO--LAS MERINDADES BURGOS

En Orbaneja del Castillo convivieron durante siglos mozárabes, cristianos y judíos. De la presencia de estos últimos y su famosa aljama tan sólo queda el recuerdo en algunos nombres de calles. Este lugar fue elegido por los Caballeros Templarios para levantar el Convento y Hospital de San Albín, encargado de ofrecer albergue y protección a los peregrinos del Camino de Santiago. Se trataba de una ruta alternativa al denominado camino Francés, que pasaba por San Martín de Elines y Santa María de Cervatos. Asimismo, los Reyes Católicos concedieron a esta distinguida aldea el título de Villa, por lo que sus habitantes quedaron exentos del pago de impuestos.


- El pueblo se recorre pronto. En ningún momento el visitante puede abstraerse del ruido que provoca la cascada que nace en el mismo centro de la localidad y que es protagonista indiscutible de la estructura urbana. Sus cristalinas aguas brotan en la base de la Cueva del Agua, caverna que se abre en el cantil rocoso que preside el pueblo y que lo divide en dos partes: Villa y Puebla, condicionando por completo la vida de sus gentes. Por esta cueva, que forma parte del interesante complejo kárstico de Orbaneja, tienen su salida natural las aguas subterráneas provenientes de un enorme acuífero situado en el subsuelo del páramo.

. El caudal de carácter permanente a lo largo del año, aumenta considerablemente en época de fuertes lluvias y deshielo, de tal manera que el recorrido de las aguas saltando desde los distintos niveles de terraza de toba, formados y recrecidos gracias a ellas, es un espectáculo único e indescriptible, sobre todo en primavera.



 


En este singular paraje se encuentra uno de los conjuntos de arquitectura popular mejor conservados y con mayor encanto de toda Castilla y León. Las casas son de evidente traza montañesa, como no podía ser de otro modo.
 Las casas no son de mucha altura, pero su aspecto exterior se estiliza con las elegantes solanas de madera que se asoman a las viejas y estrechas calles del pueblo. Tan apiñadas están las casas, que parece que los balcones estuvieran suspendidos en el aire.
Presentan un aspecto más uniforme y cuidado debido a la utilización de la piedra toba, en forma de sillares. La porosidad y ligereza de esta piedra, junto a su facilidad para ser trabajada, la convierten en un material muy apropiado tanto para la construcción de muros como para el relleno de entramados de madera.


 Dentro del núcleo, el espacio de mayor amplitud corresponde a la boca de la Cueva del Agua, por lo que, desde sus orígenes, el manantial ha ocupado en Orbaneja un lugar central y protagonista. Sobre un espigón rocoso, al pie de la fuente, se sitúa una casa fuerte que pudo pertenecer a los marqueses de Aguilar. Otros edificios singulares son la Casa de los Canes y la Casa de los Pobres. La primera recibe este nombre por haber reutilizado canecillos románicos en su decoración. La Casa de los Pobres, antiguo hospital en el siglo XVI, cuenta con soportal de madera y un elegante entramado de piedra toba.



Frente al apiñado caserío, la margen derecha del río aparece coronada por un descomunal conjunto de estructuras calcáreas naturales que, desde la lejanía, asemejan ruinas. Es uno de los ejemplos más espectaculares de modelado kárstico dentro del cañón. Efectivamente, el relieve resultante evoca formas fantásticas, que asemejan ruinas, retazos de un castillo inexistente que el imaginario colectivo ha perpetuado en el topónimo del pueblo.









8 comentarios:

AGMPRISMA dijo...

He tenido la oportunidad de estar alli, ahora bien tus fotos son escepcionales a la par que la historia que bien cuentas, es un sitio que merece la pena visitar pues bien te puedes hacer una idea lo bonito que debia ser vivir alli en la antiguedad.
Un saludo.

Antonio Machado dijo...

Espetacular!
O texto muito bom completa a reportagem visual. Parabéns e um abraço

CARLOS dijo...

Que suerte tan enorme tener esas cascadas a la puerta de casa, debe de ser un pueblo precioso (que también apunto). Me encantan los pueblos, visitarlos, recorrerlos y sobre todo disfrutarlos. Guapisimo tu reportaje.

El tejón dijo...

Visitar Orbaneja es una gozada, a nadie deja indiferente, es un lugar para volver.
Un saludo.

Rafa Santander dijo...

Precioso recorrido el que nos muestras con todo tipo de detalle.
Gracias por pasar por mi blog y con tu permiso yo me quedo tambien por aqui.
Un Saludo.
Te Espero en Un Mundo por Descubrir

nano dijo...

Estupendo reportaje de un sito precioso. Pasear por Orbaneja es un lujazo, y refrescar los pies en el arroyo de la plaza despues de una caminata por la zona ...para que hablar.
Este finde vamos por la zona para hacer Valdelateja-Turzo, otro lujo.
SAludos desde la Rioja,

Víctor (Dialogotomía) dijo...

Un lugar encantado, desde luego.
Tuve la oportunidad de visitarlo hace años gracias a unos parientes que viven en Burgos.

Fer dijo...

Nos muestras unos sitios estupendos y este no es menos, esas cascadas son impresionantes un sitio muy llamativo, el reportaje un 10, saludos...